Autora : Nariel Springfield 11 mar. 2016



¡Hola cerecitas!

Sé que os dije que os hablaría también sobre el ISBN y el depósito legal, pero creo que antes de eso, debemos abordar unas cuantas cuestiones acerca de la figura del autor y su trabajo una vez sale su obra al mercado. El post anterior iba dirigido sobre todo a aquellos autores interesados en presentar su manuscrito a una editorial, pero este vale para todos. Sí que debo apuntar que cuando un autor se autopublica, sus tareas se multiplican ¡Vaya, me ha salido un pareado sin haberlo preparado!, pero en este caso hablaremos de la figura del autor como tal, dejando de lado la gestión de la obra y los trámites, que eso va para otro post. Todas estas cosas de las que voy a hablar hoy, son asuntos que he ido escuchando en los últimos años, sobre todo al hablar con editores, con autores y al asistir a varias mesas redondas con ellos, así que creo que son algunos puntos a tener en cuenta.

La figura del autor y la cercanía con los lectores ha cambiado mucho desde la aparición y asentamiento de las redes sociales en internet y, con ello, también el trabajo que se realiza codo con codo con las editoriales. Hace diez años aunque quizá no debería irme tan lejos—, cuando twitter y facebook aún estaban en pañales, la mayor parte del trabajo de promoción de las obras recaía sobre las editoriales. Ahora mismo, en 2016, las cosas son muy distintas y tanto las editoriales como los propios autores debemos adaptarnos a los nuevos tiempos. Y eso es, precisamente, lo que vamos a intentar reflejar en este post.

Presencia en las redes

Parece que no, pero a día de hoy esto es imprescindible. El autor debe ser accesible y las redes sociales nos permiten, precisamente, serlo. No es raro que a un lector le interese nuestra obra y quiera comentarla con nosotros, o que a raíz de una se interese por el resto de historias que podamos ofrecerle. Incluso los blogs de reseñas nos buscarán en twitter y facebook para acercarnos su reseña y para que sus seguidores puedan llegar a nosotros —y fangirlear si les hemos llegado a la patata. Yo suelo hacerlo mucho con los autores que me gustan




Pero tener presencia en las redes no es solo tener una cuenta ahí y dejarla muerta del asco, sino que tiene que tener algo de movimiento. No digo que esteis todo el día hablando en ella, compartiendo hasta lo que coméis —que ese es otro tema que abordaremos después— o que dediquéis horas y horas a nutrir estas redes con vuestras cosas. No, ni mucho menos. Sin embargo sí viene bien hablar un poco en ellas, contestar comentarios e incluso dejar caer que estáis trabajando en algo nuevo. Ir dejando perlitas para nuestros seguidores es una buena manera de mantener su atención o de que, al menos, de vez en cuando echen un ojo a ver si hemos publicado algo nuevo.

Perfiles en redes

Este punto no sabía si ponerlo a no, porque es un tema que depende de cada persona. Al final me he decantado por incluirlo porque creo que es algo en lo que a veces no pensamos y que podría facilitarnos nuestra labor de promoción y que no nos atrevemos a hacer o por vagueza, o por desconocer las herramientas que nos facilitarían la tarea. En  internet creo que es necesario levantar una pequeña barrera entre lo personal y lo profesional. Siempre hay personas que, por leer lo que ponemos en las redes sociales, se creen con derecho a invadir nuestra intimidad. Es lo malo de internet: cuando pones algo, aunque sea en una conversación privada con un amigo, siempre habrá alguien que, sin conocerte, se meterá en la conversación haciéndonos pasar, incluso, un rato incomodo. En otros casos —seguro que os ha pasado algún iluminado salta ante una opinión nuestra, prejuzgándonos en base a lo poco que sabe de nosotros como autores, como si no pudiéramos ser personas. ¡Pues sorpresa! ¡Lo somos!




No quiero decir que no podáis opinar sobre nada siendo autores —¡ni mucho menos!, pero sí que hay algunos temas o cuestiones que, quizá, deberían quedarse para nuestro círculo y evitar así situaciones un tanto peliagudas. Además, no a todos los seguidores les gusta saber cada detalle de nuestra vida y solo quieren saber si sacamos alguna obra, acudimos a algún evento o estamos trabajando en cosas nuevas. Aunque, como digo, aquí ya es dependiendo de cada persona.

Es aquí donde creo que hay que hacer la ruptura. En twitter, si se es muy activo —como en mi caso, por ejemplo, que me encanta compartir chorradas, vídeos de gatitos y soltar burradas a cascoporro— no está de más tener dos cuentas: una personal —incluso privada, con el candadito, para tener aún más intimidad dentro de lo que son las Redes sociales— y una pública donde haremos todo el trabajo de promoción y contacto con los lectores. Sé que es un coñazo y que diréis:

¡Ostras, Nari! ¡¿Dos cuentas de twitter?! ¡Voy a tener que estar cerrando e iniciando sesión cada poco!"




Pues tranquilos que no, porque en este caso, si no lo conocéis, hay una herramienta de twitter bastante sencillita y muy útil que nos permite gestionar —en todos los aspectos— varias cuentas de twitter a la vez. podremos monitorizar nuestra presencia en las redes, programar tweets y un montón de cosas más: Tweetdeck. Se puede descargar como aplicación para el escritorio o utilizar directamente desde nuestro navegador entrando en la página. Yo es la que utilizo para poder llevar tanto mis redes sociales la pública y la privada como la cuenta de Inari. Si queréis empezar a llevar así vuestras redes, os la recomiendo sobre todo al empezar. Y en cuanto al móvil, la propia aplicación de twitter nos permite agregar varias cuentas, así que es bastante sencillo.

¿Y en facebook hay que hacerse también dos perfiles? 



No, para eso facebook es mucho más simple. Es recomendable que, para separar vuestra privacidad con vuestros amigos, conocidos y familiares y la actividad como autor, os hagáis una página, de ese modo no tendréis que aceptar al amistad de gente desconocida, pero estos podrán no solo seguir vuestras actividades sino dejaros comentarios e, igualmente, contactar con vosotros.

Facebook y twitter suelen ser las redes sociales más activas, así que creo que son imprescindibles. Sí que es verdad que cada vez facebook se está poniendo más puñetero en muchos aspectos y se está empezando a dar un poco de lado, pero aun así no está de más tener las dos —sobre todo si, como os he dicho, soléis ser muy activos en ambas redes—. Yo solo uso esas dos, pero es verdad que también podéis moveros por otras redes como Instagram, Google+ o Tumblr entre otras. En mi caso, como se me olvida que las tengo, a penas las actualizo.

Hay otra herramienta muy recomendable —sobre todo para los que queréis tener todo bien controlado— con la que podremos controlar no solo twitter, sino también Google+ y Facebook. Aquí ando un poco a tientas porque aún no la he probado —aunque me da que cuando acabe este post lo haré—, pero siempre me han hablado bien de ella y de lo útil que es: Hootsuite. Si alguno la ha usado y quiere aportar su experiencia con ella para los lectores, podéis dejarlo en los comentarios. ¡Yo lo agradecería mucho!




Promoción de las obras

Y este es el punto más importante de todo el post. A ver, que ´los dos de antes también, no os confundáis, pero ambos nos llevan directamente a este punto. Si recordamos una de las frases del principio, los tiempos han cambiado mucho y, con ello, las labores de promoción. Ahora el autor tiene la posibilidad —y creo que la obligación— de promocionar sus obras por varios motivos:

1. Las editoriales lo hacen, claro que sí —o al menos es su deber—, pero manejan tal número de títulos que no pueden centrarse en lo último. A medida que su catálogo crece, tienen que ir promocionando más y más obras, y no pueden dejar de lado las antiguas en pos de las nuevas: sí es verdad que poco a poco van haciendo menos promoción, pero no por ello dejan de hacerlo. Aunque bueno, las grandes editoriales no darán ni a basto con ello. Por eso es tan importante que nosotros, como autores de nuestras obras, apoyemos en ello a la editorial.

2. Nadie vende nuestro trabajo mejor que nosotros mismos. Conocemos las obras y las amamos, por lo tanto ese cariño con el que hablamos de ellas, esa pasión que destilamos al hacerlo y ese brillo que nos nace en los ojos es lo que les da vida. Las conocemos de cabo a rabo y podemos potenciar sus virtudes para que los lectores más reticentes acaben haciéndose con ellas. Y en las redes sociales los lectores crecen cada día. Y esto no solo va por los autores que publican en editorial, sino que como he dicho, es importante para todos. Incluso aunque vuestra obra esté gratis en internet. Cuando escribimos, lo hacemos para que otros nos lean. ¡Lo importante es ir llegando cada vez a más gente!




3. Porque tenemos la posibilidad no solo de llegar a nuevos lectores a través de nuestras redes, sino a través de otros blogs. Acercarnos a presentarnos a algún blog que trate obras como las nuestras, o a algún medio independiente que nos pueda ayudar con un empujón, siempre es bueno. Al fin y al cabo, gracias a sus noticias e incluso reseñas vamos a conseguir llegar más lejos —aunque solo sea a un par de lectores más—, por lo que es importante que nosotros también nos acerquemos a ellos. Yo estoy en ambos lados con el caso de Inari, y aunque en muchos casos he sido yo la que se ha acercado a los autores para hablar de sus obras o entrevistarles, también sé que debido a la gran cantidad de obras que salen a la semana —sobre todo en literatura— es imposible llegar a todo. 

¿Y qué hay que tener en cuenta cuando promocionamos nuestra obra? Pues también un par de cositas:

1. Postear sobre nuestra obra. Ni mucho, ni muy poco. Muy poco hará que nuestros tweets y publicaciones pasen muy desapercibidos, y muchos a veces pueden resultar cansinos. De hecho, intentar meterle por los ojos, la boca y las orejas —no literalmente, claro, ya me entendéis— nuestra obra a otra persona puede llegar a ser muy incómodo. A mí me llegan en wattpad muchos privados de gente que me pide que lea o compre sus obras, incluso haciendo alusión a que como ellos me leen, yo debo hacerlo. No, chicos, esa no es una buena manera de promocionarse. Es muy incómodo y a veces se acaba cogiendo aversión a esa persona. Lo ideal sería postear una vez por día e ir cambiando las horas a las que lo hacemos —para eso vienen muy bien las herramientas de las que hablé antes—, aunque tampoco pasa nada si lo hacemos tres o cuatro veces por semana. Lo importante es hacerlo.

2. Nunca dejar obras olvidadas. Que hayamos publicado cosas nuevas, si en el mercado siguen estando a la venta las anteriores, hay que hablar de ellas también. Siempre vamos a dar más bombo a lo nuevo por varias razones: es el nuevo bebé, está más pulido, la historia la tenemos más reciente y conectamos mejor con ella, etc. Pero no hay que dejar a las otras en el olvido porque nunca sabemos si a través de una nueva, puedes conocer las anteriores y enamorarse de ellas. ¡Todas son importantes!

3. Si tenemos blog, tener links a nuestras obras. Hoy me han recordado lo importante que es esto. A veces nuestros lectores dan con nosotros por nuestro blog —porque hagamos reseñas, porque compartamos chorradas, etc.—, así que es muy importante tener, al menos, una sección para nuestras obras. Lo bueno de las plantillas de blog, es que siempre tienen barras laterales donde sale nuestra información, el archivo del blog y todo lo que podamos poner, por lo que podemos utilizarlo para destacar nuestras obras o, al menos, las últimas. También está la herramienta de "Agregar página" en nuestro panel de control del blog, así que podemos hacer una página exclusiva, y ponerla en el menú, donde aparezcan nuestras obras con la sinopsis, la portada y el link de compra. Que todo sean facilidades para nuestros lectores.

¡¡Y hasta aquí el post de hoy!! me ha salido super largo, pero creo que son puntos que hay que conocer y tener en cuenta. Como dije al principio, son cosas que he ido comprobando y escuchando de distintos lados y que, tras analizarlo, creo que son necesarios. O, al menos, valorarlos. 

Como siempre, si tenéis dudas, queréis agregar algo o incluso queréis proponer un tema para esta sección —o cualquiera, que sabéis que hablo de todo— no tenéis más que ponerlo en el cajetín de comentarios. Os invito a seguirme en mis redes sociales y a hablar conmigo siempre que queráis. ¡Nos vemos en el próximo post! ¡Hasta luego, cerecitas!



Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Mundo de cereza - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -